LENTEJAS VERDINAS VERTE DU PUY

LENTEJAS VERDINAS O VERTE DU PUY

LENTEJAS VERDINAS O VERTE DU PUY

Las lentejas son una de las legumbres más consumidas en todo el mundo. Gracias a sus enormes valores nutricionales: hidratos de carbono y proteínas, hierro, zinc, magnesio, sodio, potasio, selenio, calcio y vitaminas (B2, B3, B6, B9 o ácido fólico, A, E), fósforo, manganeso, sin olvidar el aporte de fibra saciante  y favorecedora del tránsito intestinal, con proteínas de escaso contenido graso,  además de su bajo coste en el mercado, las convierten en ingrediente estrella de cualquier dieta.

¿Cómo son y en qué se diferencian?

Hoy nos ocuparemos de conocer de cerca a la variedad de lenteja Verdina o Verte du Puy, llamada por los franceses “el caviar vegetal”. Es original de Francia, región de Puy, donde la denominan Lentille verte du Puy, protegida a nivel europeo con denominación de origen.

La lenteja Verdina o Verde du Puy es menos rica en almidón, por lo tanto menos áspera; más rica en minerales; más dulce, por lo que es más sabrosa; más rica en oligoelementos, así que es esencial para nuestro organismo.

Su aspecto, que la hace destacar del resto de lentejas, es de pequeño tamaño, de tonalidad jaspeada, verde, parda con matices azules, ricas en pigmentos, las apreciadas antocianinas (pigmentos vegetales que otorgan el color rojo, púrpura o azul, los mismos que se encuentran en los arándanos, por ejemplo)

Su siembra es entre marzo y abril, cuando la temperatura del suelo está a 5 grados, siendo tradición hacerlo en “luna vieja” (último cuarto), lo que favorece el empuje de las semillas (la luna nueva favorece el crecimiento de los tallos y las hojas). Su cosecha es entre julio y septiembre.

¿Cómo cocinarlas?

Existen diferencias entre las diferentes variedades y su forma de cocción. Con la lenteja Verdina podremos elaborar ricos guisos con carne, pescado, arroz, verduras, en formato hamburguesa, en cremas y deliciosas ensaladas, etc., siendo su tiempo de cocción de unos 20-25 minutos en olla convencional (con tres veces su volumen en agua) y 7-10 minutos en olla rápida (con 1,5 veces su volumen en agua).

Al igual que otras variedades, no necesita remojo previo y es aconsejable iniciar su cocción desde agua o caldo fríos, pudiendo añadir durante su preparado, nuevas cantidades de líquido pero ligeramente templado, siempre que los necesite hasta estar totalmente cocinadas.

Esta variedad de lenteja no suelta la piel una vez cocida, lo que la hace ideal para ensaladas, aunque, por su textura muy cremosa, aporta textura a los guisos.

Blanca Ramos.

 

Sin comentarios

Añadir un comentario